Apuntes del fútbol en Flores

 

   En un partido de fútbol caben infinidad de novelescos episodios.

   Allí reconocemos la fuerza, la velocidad y la destreza del deportista.  Pero también el engaño astuto del que amaga una conducta para decidirse por otra.  Las sutiles intrigas que preceden al contragolpe. La nobleza y el coraje del que cincha sin renuncios.  La lealtad del que socorre a un compañero en dificultades.  La traición del que lo abandona. La avaricia de los que no sueltan la pelota.  Y en cada jugada, la hidalguía, la soberbia, la inteligencia, la cobardía, la estupidez, la injusticia, la suerte, la burla, la risa o el llanto.

  

Los hombres sensibles pensaban que el fútbol era el juego perfecto, y respetaban a los cracks tanto como a los artistas o a los héroes”.

 

Alejandro Dolina en Crónicas del Ángel Gris

 

   Parece no haber dudas que la vida en estos años nos lleva a transitar por caminos de urgencias económicas, laborales, políticas, individualismo, solucionar mis problemas por encima de la solidaridad, Internet, shopping, etc.  Además muchas veces se anda por lugares que no requieren de nuestra adhesión ni significación: escuelas lejanas, gimnasios, etc.

Esto parece ser así al menos en la mayoría de los casos, sería necio desconocer que todavía existen intentos de actividades colectivas, comunitarias, barriales, solidarias y sociales pero justamente,  o sea que las mismas sean destacadas como lo distinto, dan cuenta de que no es lo más común.

   También parece ser que no siempre fue así y eso es lo que queremos comprobar.

 

   En esta sección vamos a intentar bucear en el recuerdo vivo de muchos ciudadanos, en búsqueda de esos momentos que nos permitan, como decíamos en el proyecto, en forma de espejos, mirarnos y poder reflexionar nuestras prácticas actuales. 

  Una de esas prácticas, muy común en el pasado, parece que fue la actividad social, cultural, familiar y deportiva en torno a los clubes de fútbol, pero también de otros deportes como por ejemplo: básquet, automovilismo, bochas, etc, y muchas veces todos esos deportes juntos.

  Aunque  pareciera ser que el fútbol en general y la figura del futbolista en particular gozaron, por allá por los 60 y 70,  de una imagen simbólica popular.

 

Más que un club de barrio: Club Atlético Libertad (El Lobo)

  Allá, en sus orígenes, cuando despertaba el siglo XX, un grupo de muchachos y chicos tenía la costumbre de encontrarse en un baldío -campito, le decían- existente en la intersección de las calles Bolivia y Mitre, para jugar al fútbol. Y allí, después del trabajo o de la escuela -y de los acostumbrados `mandados` hogareños-, daban rienda suelta a su pasión, corriendo detrás de una pelota de trapo. Estas `picadas` de entonces atrajeron la atención del vecindario, y los amantes de este deporte no tardaron en rodear el lugar para disfrutar del espectáculo. Y seguramente habrán gritado goles, como cualquier hincha de aquellas épocas.

 

En la historia del club, aparece aquí Francisco (Quico) Tallone. Era apenas un muchacho pero ya tenía un objetivo: formar un equipo -cuadro, decía él- , para lo cual invitó a una reunión, en el mismo campito, a Luis Malvasio y a Pedro Pierrestegui.  Les volcó sus inquietudes y seguramente también su entusiasmo. Desde entonces, la institución naciente ya contó con tres organizadores.

 

El Club Atlético Libertad se hizo realidad el 5 de enero de 1908.  La primera pelota de fútbol reglamentaria se adquirió mediante una colecta que, moneda a moneda, alcanzó la cifra necesaria. Fue cuidada como un tesoro.  Al finalizar cada partido, se la sometía a limpieza y engrase para asegurar su conservación, y no era utilizada ni siquiera en los entrenamientos. Y, mientras tanto, se discutía el nombre para el club, materia de detenido análisis.  El mismo Quico Tallone propuso el de libertad.  El club se llamaría, desde entonces, Atlético Libertad.

 

 

  Texto extraído de Revista “Un club, un barrio, una historia centenaria.  Libertad 1908-2008.  Concordia, 2008.  Aportada por alumno Emiliano Ferrer, 3ro. A Humanidades y Cs. Soc.

La historia del Club Libertad en los libros de historia...

"1904 – EL CLUB ATLETICO LIBERTAD

 

   Había sido fundado en 1904 por un grupo de entusiastas aficionados al deporte, entre los cuales – según recuerda una crónica- se encontraban Francisco Tallote, Pedro Pierrestegui, Luís Malvasio, Antonio Carabio, Carlos Dadino, Domingo Acheristegui, Jerónimo A. Telado, Rodolfo Arthagnan y otros.

   Constituía, entonces, una sociedad de niños que solo jugaban partidos amistosos en un sitio de la calle 1º de Mayo y Libertad (hoy Presbítero del Castillo).  Cabe pensar entonces que el nombre de la institución proviene del lugar donde estaba emplazado originalmente “su campo de juego”.

   Recién en 1811, Libertad comienza a actuar en partidos de competencia, afiliado a la Liga de Concordia. En 1920 contaba con 80 socios y había constituido una caja de socorros para jugadores pobre o enfermos"

 

Medina, Luis M. (recop.): Recopilación histórica de Concordia, Ediciones Edel, Cdia., 1996.

Narrativa

Testimonio de Norberto Ferrer.  Concordia, agosto de 2008.

 

“Empecé jugando en infantiles a los 11 años, los domingos por la mañana;  luego, pasé a jugar en 5ta. y 6ta. división los sábados a la tarde.  A los 17 años debuté en la 1era. división del fútbol local.  Al año siguiente (1976) consigué mi primer campeonato con dicha división, después de 12 años que el club Libertad no conseguía un título.  Después el club repitió los títulos en 1977 y en  1979. También integré el equipo que jugaba el regional.

Jugando un torneo a nivel nacional, organizado por AFA y promocionado por Coca Cola, Libertad llegó a la final con Sarmiento en la cual se patearon 64 penales.

 

En esa época todas las canchas tenían mucha concurrencia de gente, sobre todo en familia.

Los equipos populares eran Wanderer’s, Ferro, Sarmiento, Victoria, Libertad, Estudiantes, Nebel, Juventud Unida y Benito Legerén.

 

El fútbol no era la única actividad deportiva, también había en el club básquet (femenino y masculino), bochas, patín sobre ruedas.  Además se organizaban bailes en verano, desde fines de noviembre hasta fines de febrero.

 

Los referentes en el fútbol eran:

 

*del Club Nébel: Benitez-Cardozo;

 

*del Ferro: “Chanta” Fernández, Víctor Godoy, Mario Alvarez;

 

*de Juventud Unida: “Costilla” Pérez, Carlos Sosa, Racedo;

 

*de Victoria: “Pancho” Ledesma, Poelman. 

 

* de Libertad: Roberto Ferrer, Acuña, Miguel Méndez, Humberto Cudini, Brelaz, “Coco” Delgado, “Beto” Ibarguren, “Flaco”Locher, Díaz Ramos, Ramón Pérez, “Pepe” Conti, Gustavo Teira, “Gringo” Nanoia, “Pájaro” Silva, los hermanos Silvestre, Jorge y Carlos”.

 

Copia textual de la narrativa de Norberto Ferrer.

 

 

Alumnos responsables: José Luis Acuña, Carlos Bond y Emiliano Ferrer.  3ro. A Hum. y Cs. Soc.